martes, 7 de diciembre de 2021

Origen de la danza de los tlacololeros:

 Origen de la danza de los tlacololeros

Por Óscar Cortés Palma

Origen de la danza de los tlacololeros


 

🌟Origen de la danza de los tlacololeros🌟

El baile burlesco de los tlacololeros es popular en las fiestas religioso patronales, se baila en el estado de Guerrero. El baile de los tlacololeros no es prehispánico ni colonial, surgió en el siglo XIX. Es una imitación de la vida cotidiana en la época de los terratenientes ganaderos. De los tlacololeros, los manuscritos más antiguos disponibles son de los años 1896 y 1898 .

Personajes:
1. Mayso. Es el hacendado, líder de tlacololeros, porta escopeta; viene de la palabra Mayeso, personaje de la danza del tecuán, tienen personajes similares porque son variantes;
2. Salvador. Mandadero del hacendado Mayso; porta una vara para medir a la fiera cazada. Se llama igual que otro personaje de la danza del tecuán. (En unos pueblos Salvador es el líder y Mayso su ayudante, igual que en la cómica danza del tecuán);
3. Tlacololero;
4. Tecorralero;
5. Frijolero;
6. Jitomatero;
7. Chile Verde;
8. Teyolero;
9. Colmenero;
10. Xocoyote o Xocoyotillo;
11. Ventarrón;
12. Rayo Seco;
13. Perra Maravilla;
14. Tecuani (tigre);
15. El músico pitero, tamborero (musicaliza la acción).

El libreto y el nombre del autor del «Baile sainete del tlacololero» se perdió, surgió después de la independencia de México, porque:

• En la época colonial los indígenas no portaron armas de fuego , todavía no se inventaba la escopeta de chimenea .
• Los diálogos no son de un idioma en transición náhuatl españolizado, son en versos en idioma «español». En el siglo XVIII casi todos los indígenas hablaron lenguas originarias.
• Además, si fuera prehispánica o colonial, hubiera sido reconfigurada por los frailes católicos y la santa Inquisición española, y en lugar de estar bailando la «perra maravilla, Mayso y Salvador», estuvieran bailando, el diablo, el alma, el ángel, el pecado, etcétera.
• El tlacololero es un baile sainete secular no evangelizador, eso evidencia el poder disminuido de la élite eclesiástica conservadora que tuvo que aceptar los bailes cómicos de religiosidad popular secular de sus feligreses.
• De un mismo libreto perdido de un autor nahuatlato del siglo XIX, surgieron el baile sainete del tecuán, de los tejorones, de los tlaminques, del tlacololero, de los chilolos, del tigre y el venado.
• El objetivo de los tlacololeros fue cazar a la fiera. La cacería de fieras (jaguares) fue común en el siglo XIX. El personaje «perra maravilla» es perro de caza.
• El tlacololero rastreador con su animal disecado es similar al de la danza del tecuán.
La palabra «tlacolol» significa sembradíos y milpas serranas, tecuani significa «fiera». En los tlacololeros, los actores y el perro cazan al tekuani (fiera). El pitero con la flauta y tamborcito musicaliza la acción.


Posición en el escenario de los personajes del tlacololero tipo Tixtla, Guerrero.
Fila A Fila B
1. El Maizo 2. Salvador
3. Tlacololero 4. Tepachero
5. Tecorralero 6. Teyolero
7. Jitomatero 8. Chile verde
9. Ventarrón 10. Rayo seco
11. Colmenero 12. Frijolero
13. Xocoyotillo (Xocoyote) 14. Perra maravilla
15. Tekuani, 16. Pitero

Los tlacololeros dan chicotazos con un chirrión. Los personajes son agricultores, el tlacololero, tecorralero, teyolero, jitomatero, el chile verde, el colmenero, el frijolero. Tenemos fenómenos naturales que atraen lluvias como el ventarrón y el rayo seco. Solo falta el personaje principal (el agua. Los nombres agrícolas de los divertidos personajes de la danza del tlacololero, llevó a mucha gente a creer que los tlacololeros son prehispánicos, y que el sonido del chirrión imitaba el sonido del trueno, un ritual de agradecimiento a la tierra, etcétera.
Las evidencias indican otra cosa: «los tlacololeros son sembradores serranos, peones del terrateniente del siglo XIX». Los tlacololeros bailan y actúan con enormes sombreros de palma, a veces, forrados de cempaxúchitl, llevan máscaras grotescas, chaparreras de cuero encima de sus pantalones y gruesos costales de ixtle encima de sus camisas para protegerse de los golpes. La gente les puso nombre a los personajes de acuerdo a su vida cotidiana, por ejemplo, no podía nombrar a un personaje «jirafa», «camello» o «elefante», porque en la región no hay (hoy ya se puede porque están en el imaginario colectivo). En un principio, el tlacololero perseguía al tecuani porque perjudicaba al ganado, más como la región es más agrícola que ganadera, le cambiaron su función, hoy el tecuani destruye las cosechas.



ANTES
El tecuani caza el ganado del hacendado en los tlacololeros.
HOY
El tecuani destruye las cosechas del tlacololero




El hacendado historiador Joaquín García Icazbalceta documentó los nombres de los trabajadores de la hacienda de su época . Los oficios de las haciendas del año 1874 se parecen a los nombres de los personajes del tecuán y tlacololeros. Esta es otra evidencia más que apoya la afirmación de que surgieron en la época latifundista del siglo XIX, cuando las actividades de la vida diaria fueron: limpiando apantles, guardacañas, vaqueros, tlacualeros, acarreando barro, tranqueros, limpiando canales, tayando coyundas, arrieros, componiendo el andén, lavando corrales, guardapatio.

Con esto, no se quiere decir que no hubo antes bailes de disfrazados del jaguar, claro que los hubo, más fueron distintos a los de hoy. Los de hoy surgieron en el siglo XIX.
Los sones de los tlacololeros son: La entrada, el corral, el topado doble, el sembrado, la matanza, las relaciones, el zarandeado, la cadena, el cruzado, el porrazo de tigre y la salida. Se diferenciaron de los demás «bailes sainetes de la caza de la fiera por vejestorios chistosos» porque los tlacololeros bailan y actúan con enormes sombreros de palma, en ocasiones forrados de cempaxúchitl, llevan máscaras grotescas, chaparreras de cuero encima de sus pantalones y gruesos costales de ixtle encima de sus camisas para protegerse de los golpes. Conforme pase el tiempo, es probable se vayan diferenciando más, más en un principio fueron lo mismo.

Tlacololeros y el tigre
En el estado de Guerrero, además de tecuanes, hay variantes de bailes sainetes de tlacololeros en: 1. Alcozahuaca, 2. Chichihualco, 3. Chilpancingo, 4. Mochitlán, 5. Tecoanapa.6. Yextla, 7. Petaquillas, 8. Tixtla, 9. Mezcala, 10. Chilapa, 11. Eduardo Neri, 12. Leonardo Bravo, 13. Zitlala, 14. Ahuacotzingo, 15. Xochipala 16. Zumpango del Rio, 17. Ajuchitlan del Progreso, 18. Juan R. Escudero y más localidades del centro. Y en Quechultenango danzan los capoteros, ambos bailes comedias: tlacololeros y capoteros son casi idénticos.La palabra «tlacolol» es común para la zona guerrerense, porque es un lugar montañoso, por eso, se conoció a esa variante como «tlacololeros», además en la montaña vivían muchos jaguares y pumas y demás fieras salvajes.
No había mucho ganado, por lo tanto, el tecuani, en el imaginario popular, pasó de amenazar el ganado a amenazar las milpas.
El baile del tlacololero surgió en el siglo XIX, fue un baile de las fiestas religiosas de los indígenas y mestizos pobres, pasaron los años, desaparecieron las haciendas y casi se extinguieron los jaguares; se inventaron nuevas armas, se estableció un nuevo sistema de dominación «precapitalista».
Llegó la «modernidad», se mantuvo la «tradición» y la gente al buscar interpretarla creó un discurso involucrando rituales y seres mitológicos prehispánicos o de la época colonial, para explicarse «el porqué de la tradición del tlacololero» no podía ser de otra forma porque la gente no tenía otro prisma o lente para interpretar el origen de «la tradición del baile del tlacololero», sólo tenían libros del simbolismo del jaguar en la época prehispánica o de la época colonial y sus conocimiento de la vida cotidiana agrícola. Ante la falta de algo de dónde agarrarse, se agarraron de esas ideas.
No obstante, lo que en realidad pasó, es que en el XIX fueron cazados los jaguares de forma indiscriminada . Un autor indígena nahuatlato lo notó y escribió un baile sainete imitativo, para divertirse de la vida cotidiana, fue éxito. Se pasó de pueblo en pueblo, de feria en feria. El divertido baile de los tlacololeros se actúa en las ferias parroquiales del centro de Guerrero. Tlacololeros, tlaminques, tejorones y tecuanes son variantes de la misma danza sainete, son tradicionales, callejeras, cómicas, festivas, religiosas. Son variantes las unas de las otras por eso comparten personajes equivalentes como: el jaguar, los perros de caza, el cazador con escopeta y los viejos cómicos. Se actúan de forma espontánea en los días de fiesta por los pobladores de la comunidad, siguen conservando similitudes.
Las distintas variantes no llegan a convivir en las mismas fiestas parroquiales, con excepción de casos aislados. Los tlacololeros se ubicaron en el centro del estado de Guerrero. Los tecuanes se ubicaron en el Norte y en la montaña de Guerrero y pueblos limítrofes de los estados de Morelos, Puebla, México y Oaxaca. Los tlaminques se ubicaron en la región amuzga del Suroriente de Guerrero y en sus colindancias con Oaxaca. Los lobitos se ubicaron en el Surponiente del Estado de México colindante con Guerrero.
El personaje Mayso, cuyo nombre es similar a Mayeso del tecuán es otra prueba más de que son variantes del mismo libreto antiguo. En ambas hay líderes del baile, en los tlacololeros es el «Mayso», en otras localidades es el «Salvador» similar al tecuán variante Tetelpa y Coatetelco. El Mayso es el líder de los tlacololeros y su segundo es Salvador. En otras localidades Salvador es el líder y Mayso su ayudante. En los cómicos tecuanes de Coatetelco, Tetecala, Tetelpa, etcétera, Salvador (Salvadorchi) es el líder y Mayeso es su segundo. En el divertido bailoteo de los lobitos del Estado de México también aparecen Agustinsi Mayeso, y Salvadorchi. Los tres bailes sainetes (tlacololeros, lobitos y tecuanes) comparten algunos mismos personajes.
El Mayso es el personaje de mayor jerarquía la obra cómica de los tlacololeros, lleva escopeta; ordena a su asistente Salvador transmitir las órdenes para cazar al tecuani. En los tlaminques, el hacendado es José Ovejón y su capataz es José Cortel , y en los tecuanes, Salvadorchi y su capataz Mayeso son de mayor jerarquía, en los lobitos también. En todas las variantes hay un personaje con escopeta, en el divertido bailoteo del tigre y el venado, el viejo lleva escopeta, la vieja lleva un arco y flecha. Al baile y teatro popular cómico callejero, cada quien lo interpreta a su manera, porque lo escenifican la población vulnerable, si lo impulsara la élite o el gobierno, sería igual en todos lados, más como lo promueven los pobres, lo actúan con sus recursos económicos disponibles. Otra semejanza es que todas llevan al personaje conocido como perro de caza.
A pesar de sus similitudes, hoy como ayer, algunos investigadores no están de acuerdo. Sin embargo, las evidencias poco a poco van siendo contundentes, es justificable, que la gente crea que son dos danzas distintas, hasta el gran investigador Fernando Horcasitas así lo creyó, es difícil abstraerse del tiempo histórico que nos tocó vivir y ubicarse en otro tiempo, para eso se necesita usar mucha imaginación :
En una nota de la obra Lo efímero y eterno del arte popular mexicano (II: 736) leemos que “... .la danza de los tlacololeros es una forma abreviada de la danza de los tecuanes".
Al igual que los tecuanes, los tlacololeros son musicalizados por un pitero, tocando la flauta y el tambor. Además, a diferencia del tecuán, dónde el único con látigo es el tecuani, en los tlacololeros, los viejos cómicos llevan chirrión. Los personajes Mayso, Salvador, la perra maravilla, y los demás, buscan al tecuani. suenan sus chirriones los tlacololeros, luego bailan al ritmo del pitero actuando la caza del tecuani por viejitos cómicos. La religiosidad popular tiene una poderosa organización comunitaria de cientos de personas movilizadas como una superestructura el día de la fiesta del santo patrono del pueblo, símbolo fundamental de la religiosidad popular junto con la parroquia. La parroquia es un espacio con valor simbólico, centro de convivencia religiosa y comunitaria. En las parroquias hay imágenes sagradas de santos y símbolos. Sobresale su santo patrono, algunos santos patronos populares son: san Miguel Arcángel, Santiago, la Virgen de Guadalupe, la Virgen de la Concepción, se repiten en muchos poblados.
La devoción religiosa a la imagen del santo patrono es grande, al menos una vez al año se congregan en la parroquia los vecinos para organizar una gran fiesta comunitaria. Le llevan serenata, música con mariachi, banda, danzas, rezos, veladoras, flores, adornos, etcétera. A la imagen venerada del pueblo, le bailan personas disfrazadas de tecuanes, tlacololeros y tlaminques, aztecas, contradanzas, moros y cristianos, vaqueritos, chinelos, pastoras, diablos, vendo. A la imagen del santo la visten con ropas nuevas, y adornan su altar. Pasean la imagen en una procesión por las calles principales acompañadas por veladoras, cirios, flores, música de viento y bailes distintos.
Las festividades religioso populares se organizan porque la gente tiene gusto, devoción, costumbre y fe. Los pobladores participan, cooperan con comidas, músicas, arreglos, fuegos pirotécnicos, danzas, trajes para amenizar los festejos. Organizados en hermandades, cofradías, comités de festejos, grupos artísticos de danza, música, teatro y pintura. En la república, no sólo hay festividades religiosas también hay festividades cívicas. Por ejemplo, los apaches de Quebrantadero, Atlacahualoya, Casasano e Ixtlilco el Grande; hay teatro campesino como el combate zapatista en Ixtlilco, la vida de Mariano Matamoros en Jantetelco, la toma de Alhóndiga de Granaditas en Tetelpa. A la gente le gusta el teatro, el baile y la fiesta, transmitidas de generación en generación, es una herramienta de los pueblos para mantener su cohesión comunitaria. Además de las anteriores similitudes (el perro de caza, la escopeta, el nombre de los personajes) entre los tlacololeros, y la variante del tecuán y los lobitos del estado de México. Hay más similitudes con el tecuán tipo Acatlán de Osorio. Los tlacololeros son una de las mayores atracciones de Chilpancingo. Se actúa en Semana Santa, el día de la Santa Cruz, en la fiesta patronal de San Mateo (en septiembre), y el día de la Virgen de Guadalupe y en Nochebuena (en diciembre). Los tlacololeros dan alegría festividades religiosas. En la plaza de toros, ante un montón de gente, hacen el porrazo del tigre, luchas de una especie de judo tradicional.



«»
Leer más historias en:
🌟http://axochiapancultural.blogspot.com🌟
🌟http://danzadelostecuanes.blogspot.com
««»»
✰✰
✰✰✰
✰✰✰✰
#HistoriadeAxochiapan 2019-2021
#CrónicaMunicipalAxochiapan 2019-2021
#Cronica Municipal
#tlacololeros
#tlacololero
#tlacolol
#sigloxix
#AyuntamientoMunicipal 2019-2021
#Cronica Municipio Axochiapan 2019-2021.
#Axochiapan🌟

viernes, 3 de diciembre de 2021

⭐Origen de las danzas del jaguar: tecuanes, tlacololeros, tigres y variantes⭐

⭐Origen de las danzas del jaguar: tecuanes, tlacololeros, tigres y variantes⭐
Por Óscar Cortés Palma




Todos los bailes cómicos de los viejitos persiguiendo a la fiera de las fiestas patronales del Centro-Sur de México se parecen, aunque cada población se enmascara a su manera de acuerdo a sus posibilidades. sirven para divertir a la gente en sus funciones religiosas.
Los disfrazados de fieras son correteados por viejitos cómicos, uno con escopeta, para divertir a los asistentes al festejo religioso.
Son evidentes las semejanzas de las distintas variantes de danzas comedias del jaguar contra vejestorios cazadores grotescos (tlacololeros, tlaminques, lobitos, tejorones, tecuanes, chilolos, tigre y venado) se actúan en más de 170 poblados, tienen veintiún características iguales:
1. La fiera. En la totalidad de las danzas comedias participa un disfrazado de jaguar (fiera, tecuani, tigre, lobo).
2. Los vejestorios cazadores. Se actúa la parodia de cacería por viejos cómicos.
3. Baile cómico. Son danzas sainetes para las fiestas religioso patronales.
4. Diálogos. Una gran parte de las siete variantes (tecuanes, chilolos, tlacololeros, tlaminques, tejorones, lobitos, tigre y venado) tienen diálogos cómicos, otros han perdido el aspecto teatral, conservan las máscaras.
5. Idioma náhuatl españolizado. Los diálogos antiguos del libreto corresponden a la época de transición del náhuatl al español, siglo XIX.
6. El tambor y flauta. Bailan al ritmo de una flauta de carrizo y un pequeño tambor. A excepción de Olinalá y Zitlala; los tlaminques bailan al ritmo de una banda de viento. De hecho, unas localidades en el pasado, unas se musicalizaron con violín, con el paso del tiempo pasaron a flauta y tambor.
7. Los perros de caza. En casi todas las distintas variantes de danzas comedias de la fiera vs viejitos, participan perros de caza.
8. Los viejos graciosos. Participan vejestorios cazadores chistosos.
9. La escopeta. Hay un cazador con escopeta cuaxtlera cazando a la fiera, en la época colonial estuvo prohibido armar a los indígenas.
10. Dos hileras. Bailan en dos filas paralelas.
11. Los líderes de cada fila. Dos jefes van al frente de cada fila.
12. Las máscaras. Todos llevan máscaras.
13. Diversión. Dan alegría a las fiestas patronales de las parroquias.
14. Secular. La danza cómica tiene un carácter secular no evangelizadora.
15. Animal disecado. La mayoría llevan un animal disecado.
16. Sombrero. La mayoría lleva sombreros de ala ancha de finales del siglo XIX Y principios del XX.
17. El venado o toro. La mayoría usa una carnada, un venado o vaca para trampear a la fiera.
18. Permiso. La mayoría enfrentó oposición a bailarse en el atrio parroquial, por su atrevida irreverencia, terminaron siendo aceptadas por la élite eclesiástica como parte de la religiosidad popular.
19. Terrateniente ganadero. En la mayoría un ranchero terrateniente es el que da la orden de cazar a la fiera.
20. Doctores. Aunque no es en la mayoría, en una gran cantidad aparece el personaje «médico».
21. Antes, era bailada por hombres, hoy ya lo bailan mujeres tambien.
Los libretos originales estos bailes sainetes fueron escritos por indígenas nahuatlatos en el siglo XIX porque en la época colonial, los indígenas no podían portar armas de fuego, inclusive estaba regulado el uso de armas blancas, incluso, en el año de 1792 , el virrey Juan Vicente de Güemes Pacheco de Padilla, segundo conde de Revillagigedo, solicitó un informe del estado de las milicias de indios flecheros, sorprendido que hubiera, porque la legislación solo permitía indígenas armados en las provincias internas fronterizas para defenderse de los apaches. Por eso las «danzas del jaguar de México» no son de la época colonial, cuando estaba prohibido para los indígenas portar armas de fuego, incluso no podía haber milicias de indios flecheros sin permiso.
En la lucha de independencia, los indígenas iban armados con hondas, machetes, arcos y flechas. Los españoles no podían armar al pueblo porque se podía defender. Solo después de la independencia de México, los indígenas poco a poco se fueron dotando de armas de fuego no obstante hasta la invasión francesa en 1862, los zacapoaxtlas y demás indígenas se armaron con machetes, ya se comenzaron a armar con escopetas a finales del siglo XIX, por ejemplo, los apaches del Oeste de Estados Unidos, anduvieron con escopeta y a caballo.
Por lo tanto, si la escopeta es una de las armas usadas en los bailes sainetes de los viejitos persiguiendo a la fiera, y si los indígenas no podían acceder a armas de fuego, ni en la época colonial ni en la época prehispánica; entonces son del siglo XIX, después de la independencia de México. Por lo tanto, si las «danza teatro del jaguar en México» no son evangelizadoras sino seculares, a pesar de actuarse en el atrio parroquial, entonces, los bailes cómicos de los tlacololeros, tecuanes y demás variantes son más recientes, son del siglo XIX. La población es religiosa y festiva, va agregando nuevos bailes y sainetes a sus festividades patronales.
La mayoría de las variantes de tecuanes, tlacololeros, tlaminques, tejorones y danzas del tigre y el venado, usan armas de fuego, en la época colonial estuvo prohibido a los indígenas usar armas de fuego por eso las «danzas de la fiera perseguida por vejestorios cazadores con armas de fuego» no pueden ser de la época colonial. Pues, aunque, no se pudo desarmar a todos los indígenas en la época colonial, sería demasiado escandaloso ver indigenas armados en la iglesia. A los indígenas del norte, si se les permitió de forma implícita, el uso de armas, incluso de fuego, para repeler a las tribus de apaches. A las indígenas del Sur, de ninguna manera :
Para el virrey Revillagigedo en 1792 la existencia de indios armados en el virreinato resultó "de mayor gravedad", pues contradecía la legislación, al mismo tiempo que generaba desconfianza. Alarmado, pidió a los intendentes […] informar el número de compañías, clases y calidad de indios flecheros […] solicitó a los intendentes […] la reforma o extinción de las tropas […] para 1792, existían en las intendencias señaladas 33 compañías de indios flecheros, que en total sumaban cerca de 1600 efectivos.
Cuando la escopeta de dos cañones surgió a finales del siglo XVIII. Poco a poco fuera habitual la cacería con escopeta y perros, según un libro de cacería del año 1832, ya era popular para los indígenas y españoles, aunque el tiempo duró bastante tiempo.
Las evidencias lo demuestran: «los tlacololeros, tecuanes y variantes surgieron en el siglo XIX». El libreto fue escrito por un indígenas nahuatlato de la región.
Si bien en la época de los mexicas hubo fiestas y rituales con máscaras de jaguares y viejitos cómicos, y otros personajes burlescos para divertir al público. Las mascaradas actuales son distintas, pertenecen a la misma categoría de teatro cómico secular, y danza de las fiestas religiosas. Aunque, los disfrazados de tecuani (fiero jaguar) y huehuestiques (viejitos graciosos) nos recuerdan unas fiestas de disfraces de México - Tenochtitlán, no son las mismas. A los indígenas y mestizos siempre de estas tierras siempre les ha gustado la «mágica combinación» de devoción, fe, comedia y diversión.
Otro baile había de viejos que con máscaras de viejos corcovados se bailaba que no es poco gracioso y donoso y de mucha risa. A su modo había un baile y canco de truhanes en el cual introducían un bobo que fingía entender al revés lo que su amo le mandaba trastocándole las palabras.
Los pueblos originarios se disfrazaron, de animales, de jaguares, y de viejos concorvados cómicos para las danzas comedias, mucho años antes de la llegada de los españoles. No obstante, la gama de mascaradas de lobos perseguidos por viejitos actuales: «tecuanes, tlacololeros, tlaminques, lobos, tigres y tejorones de las festividades religiosas» no son más antiguas del siglo XIX, fecha de inicio de esta investigación. No hay pista de las danzas de «lobos y los viejitos» en el siglo XVIII, menos del siglo XVII. En este libro se dan argumentos para afirmarlo. Esta investigación se valió, además de archivos antiguos, de lo vivido y escuchado de los portadores de baile sainete popular nahuas, mixtecos, amuzgos y mestizos . Son ciento setenta pueblos, no se visitó a todos.
Leer más historias en:
✧✧✧✧✰✰✰✰✰✰✰ http://danzadelostecuanes.blogspot.com
✧ ««»» ★★★ ✰✰✰✰
#Cronica Municipal
#Cronica Municipio

miércoles, 1 de diciembre de 2021

☆ «ORIGEN DE LA DANZA DE LOS VAQUERITOS» ☆

  «ORIGEN DE LA DANZA DE LOS VAQUERITOS»

 Por Óscar Cortés Palma



La «danza de los vaqueritos» surgió en la década de 1880. Fue un éxito, en menos de diez años, ya se bailaba en muchos pueblos indígenas del centro de México, hasta Guatemala, El Salvador, Costa Rica. Es probable hayan surgido de forma simultánea en muchas regiones ganaderas, surgió por imitación, a la gente le gustó imitar su vida diaria, en ese entonces se había consolidado el sistema latifundista de Porfirio Díaz. Inclusive se inventó la canción del «Torito pinto, hijo de la vaca mora». Antes no hubo televisión ni pantallas digitales. Para divertirse, hubo muchas imitaciones de teatro popular en las fiestas patronales para entretener a la gente.

 

No todas las danzas provienen de la época colonial o prehispánica, hasta el año, 1854 las danzas de México fueron distintas: Moros y cristianos, Moctezuma, pasión de Cristo, viejitos. Las «tradiciones» no surgieron todas a la vez, con el tiempo van surgiendo nuevas «danzas» y desapareciendo otras. En un principio no fueron bien aceptadas estas «danzas cómicas del torito y los vaqueritos», El periódico el Siglo Diez y Nueve, en 1890[1], dijo:

 

«Por absurdo y ridículo tengo el que entren al templo las danzas con su torito de petate y un hombre vestido de mojiganga con una ardilla muerta en la mano, dándose a besar a las mujeres, con esta forma: Besa al hijo de tu madre. [...] Por absurdo y ridículo tengo el que el párroco revestido de capa y estola, y antecedido de cruz alta y ciriales, salga a la puerta del cementerio a recibir tales danzas.»

 

Las danzas cómicas son imitativas, se está imitando su estilo de vida de los ganaderos de aquellos años. Mientras no se encuentre un manuscrito más antiguo, se afirma que surgieron en la década de 1880. Se afirma esto basados en:

1. El idioma;

2. El vestuario;

3. Los personajes;

4. Manuscritos antiguos;

5. En qué es una danza sainete.

6. La canción del torito pinto, hijo de la vaca mora.

 

IDIOMA. El idioma está en español. Hasta el año de 1734, casi toda la gente habló náhuatl en la región, se actuaba la obra teatro «la pasión de Cristo en idioma náhuatl». En ese entonces, los indígenas no tuvieron tantas libertades, no podía usar armas de fuego, inclusive el uso del arco y la flecha, la daga y la espada, estaban reglamentados.

El «baile sainete de los vaqueritos» está en español, incluso eso sorprendió a Elfego Adán[2], en el año 1910, dijo:

 

«La pieza dramática «de los vaqueritos» nos da una idea de la altura a que han llegado los indígenas en el idioma castellano, y de cómo lo hablan; también pinta sus costumbres. Véase en el sainete, la gráfica descripción de un fandango por Terroncillo; sus vicios, por ejemplo, el del alcohol; y sus virtudes: la obediencia al amo. [...] En ella se combinan la música, el baile y un sainete de autor anónimo, evidentemente indígena, lleno de barbarismos: está en lo que se llama castellano cuatreado. […]

A Elfego Adán le sorprendió que los indígenas de Coatetelco, en 1910, tuvieran una «danza de vaqueritos» en idioma español, dijo[3]:

 

«El idioma mexicano que hablan [los pobladores de Coatetelco] está ya muy alterado, siendo una verdadera jerga de mexicano y castellano; es muy probable que con el tiempo el idioma indígena sea substituido por el castellano».

 

De acuerdo a la evidencia, el origen de la tradicional danza de los vaqueritos fue en la década de 1880, apoyan esta afirmación: el vestuario; los personajes de la obra; la danza sainete en boga en la época y los manuscritos más antiguos de la danza de los vaqueritos, son de los años: 1890, san Bartolomé Atlatlahuca, Edomex (1902); Coatetelco, Morelos (1910).

 

Lo que sorprende es su dispersión, en menos de diez años se regó. Otra evidencia es la canción más antigua del «torito pinto, hijo de la vaca Mora” está registrada en el año 1888, como citaron los periódicos de la época, entre ellos, la revista española «LA ESFERA. Número extraordinario dedicado a México, Exposición de Sevilla, 1929».

«Canciones típicamente populares de México»

EL TORO

Esta canción está muy en boga en toda la región del Bajío. Se canta, principalmente, en los «herraderos» y en los «jaripeos» tan frecuentes en ranchos y haciendas. Fue compuesto por el cancionero Quirino Armejo de la ciudad de Cocula (Jalisco) en el año de 1888. Desde esa época ha recorrido triunfalmente todo el país.

Échame ese torito pinto,

hijo de la vaca mora,

que lo quiero yo torear

delante de esta señora.

¡Ea, ea, ea!¡

¡Toma, toma y este muchacho!

Y ahí te va el toro.

¡Sácale vueltas, pero con modo!

De varas no vira, no,

no vira, no..., si..., de veras;

y un cuerno lo tiene gacho

y el otro se le cayó.

 

España y América Revista quincenal, religión cultura, literatura, arte, año xxv, 1 de octubre de 1927, p. 265:

 

Sáquenme ese toro bravo,

hijo de la vaca mora

para sacarle una suerte

delante de esta señora

Si el torito me matare

no me entierren en sagrado

entiérrenme en una loma

donde no pise el ganado.

 

La danza de los vaqueritos no es de origen colonial porque antes las poblaciones hablaron náhuatl. El proceso para que las personas aprendieran a hablar español (castellano) tardó siglos.

 

 



[1] El catolicismo espirante, periódico «El Siglo Diez y Nueve», Fechado el 07-05-1890, Hemeroteca Nacional Digital.  http://www.hndm.unam.mx

[2]

[3]

✧✧✧✧✰✰✰✰✰✰✰
««»»
★★★
✰✰✰✰
#Cronica Municipal
✰✰✰✰✰✰✰✰✰✰✰✰

Libro de tecuanes jaguares