sábado, 1 de abril de 2017

El discurso de los tecuanes.

Por Óscar Cortés Palma


La representación tradicional de los tecuanes es la escenificación socarrona y parrandera de unas personas rurales viejas, algunas inclusive zaparrastrosas, que arriesgan su vida y se  organizan comunitariamente para arrojar de su territorio a un tigre o lobo, aunque en realidad, el animal desterrado es un jaguar (en idioma náhuatl se dice al jaguar y a la fiera: “tekuane”).

Probablemente en las remotas épocas de los tatarabuelos, esta era una problemática recurrente  que ocurría en la región, donde este peligroso felino aterrorizaba a la población arremetiendo en los ranchos  y en los cerros.

Esto fue observado por algún escritor nahuatlato que vivía en este territorio suriano y redactó una obra de teatro socarrona y parrandera titulada: “Los tecuanes”. Arregló de tal manera la narración de los tecuanes,  que lejos de causar terror o aburrimiento  a los expectadores irradiaba risas.

Ya que la mitad del desarrollo de la obra de teatro y danza de los tecuanes consiste en bailar; y la otra mitad en decir chistes y disparates en idioma náhuatl sobre como cazar a un tigre (tekuane).

Este escritor nahuatlato armó un reparto con sus vecinos, basado en su libreto,  organizaron la primera función de teatro de los tecuanes en la feria de alguna parroquia suriana.

Y fue todo un éxito, los tecuanes fueron muy bien recibida por los nativos surianos. Esto ocurrió  por los años de 1840 o antes pero  no tan antes como para decir que nació en la época del virreinato.

Y esto lo sabemos por el lenguaje de la obra de teatro de los tecuanes que está  redactada  en una mezcolanza de español de España con náhuatl. Por ejemplo, se utiliza mucho la palabra “Ximapuraro”, que proviene del náhuatl “xima” y de la palabra del español de España “apuraros que significa en español mexicano “apúrense”. Ximapuraro significa en español “apúrate”.


En el guión de la obra de teatro de los tecuanes aparecen más palabras que no se utilizan en México pero son lenguaje común en España, y todas terminan en “aros” como: “buscaros, torearos, importaros, contaros, turbaros, llevaros, pagaros, espantaros, pasaros”. Este es el lenguaje de muchas variantes de  tecuanes un idioma en transición, una fusión de idiomas, náhuatl y español.

Texto: © Óscar Cortés Palma

Libro de los tecuanes
cel: 7351506920
Email: cami17_4@hotmail.com; oscarcortespalma@gmail.com
facebook.com/oscarcortespalma
twitter: oscarcortespalm

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Libro de tecuanes jaguares