miércoles, 2 de agosto de 2017

Fundación del municipio de Axochiapan

Fundación del municipio de Axochiapan

Por Óscar Cortés Palma

El poblado de Axochiapan no siempre fue cabecera municipal hubo un tiempo en el que la cabecera municipal era Tetelilla. Y muchas décadas antes la cabecera municipal era Jonacatepec.

En esos años nadie se imaginaba que la lejana población de Axochiapan se transformaría en la más populosa y dinámica ciudad de la región.

Hasta ese entonces Jonacatepec había sido la ciudad más importante de la zona. Jonacatepec era una ciudad con muchas casas de origen colonial, era la cabecera municipal y distrital, bastión del Partido Conservador y de la oligarquía azucarera y así continuó durante todo el siglo XIX, porque cerca de Jonacatepec  se encontraban las ricas haciendas azucareras de Tenango, Santa Clara, San Ignacio y Atotonilco.

En esos años, había mucho desorden, asolaban la región grupos armados con consigna política o sin ella, inclusive el Archivo del Juzgado de Axochiapan fue asaltado e incendiado por un grupo  de alzados en 1857.  Este desorden fue lo que animó al ejército francés a invadir a México en 1862.

La república mexicana se preparó para la defensa nacional, se modificaron los límites político – administrativos de estados y municipios. Se creó el estado de Morelos y el municipio de Tetelilla, ambos en el año de 1869.

La creación del municipio de Tetelilla fue un duro golpe para el municipio de Jonacatepec, ya que el municipio de Tetelilla se formó con territorio que pertenecía a  Jonacatepec. Es probable que el objetivo de esto fuera disminuir el poder de Jonacatepec en la región ya que los habitantes de Jonacatepec eran del Partido Conservador y los que gobernaban el país eran del Partido Liberal.

El municipio de Tetelilla incluía todo el territorio del actual municipio de Axochiapan más las tierras del pueblo de Tetelilla, que funcionaba también como cabecera municipal.

En esa época exisían partidos políticos diferentes a los de hoy. Estaba el Partido Monárquico que quería que gobernara un rey de Europa o de México; el partido Conservador que quería que gobernaran los altos jerarcas del clero, los terratenientes y los militares. Y el partido Liberal que quería que gobernaran los grandes comerciantes capitalistas.

Al final ganaron los liberales con Benito Juárez primero y Porfirio Díaz después. Cuando los liberales tomaron el poder del país, pacificaron la región y realizaron obras en la cabecera municipal de Tetelilla entre los años de 1883-1887 se arreglaron las calles del centro de Tetelilla, se construyó el Panteón Municipal de Tetelilla.

En esa época ya había escuelas para enseñar a leer y escribir en Axochiapan, Quebrantadero, Telixtac, Tetelilla y demás poblados. En esos años también  se construyó la red telefónica que comunicaba a los ayuntamientos municipales de Tetelilla y Jonacatepec.

A pesar de estas obras, el ayuntamiento de Tetelilla no tenía recursos para cubrir los gastos básicos del servicio público municipal, incluso en ocasiones no tenía suficiente dinero para la papelería de las oficinas municipales. Estos problemas económicos de Tetelilla contrastaban con la diligencia, organización popular y unidad de los vecinos de Axochiapan que empezaron a pugnar por ser cabecera municipal.

Las peticiones de los axochiapenses se beneficiaron de la estratégica ubicación de Axochiapan como mercado regional de rancherías serranas localizadas al sur del estado de Puebla como Lagunillas, Contla, Santa Cruz, Tzicatlán, Teotlalco, Tlaucingo, Jolalpan, Huachinantla, Teutla, Mitepec y Xochitepec. Los habitantes de estos poblados llegan al valle de Axochiapan en su ruta hacia el valle de Izúcar de Matamoros y Chietla, Puebla. O hacia Cuatla, Morelos y la Ciudad de México.

La ubicación estratégica de Axochiapan fue fundamental para que se convirtiera en cabecera municipal. Porque a diferencia de Tetelilla, Axochiapan era un punto de paso obligado de la antigua ruta comercial de la sal que venía desde Xochihuehuetlan, Guerrero pasaba por Tulcingo del Valle continuaba por Chila de la Sal, proseguía  a Chiautla de Tápia (antes conocida como Chiautla de la Sal), llegaba a  Axochiapan, para después prolongarse hacia los valles de Jonacatepec y Cuautla al norte o de Izucar de Matamoros y Chietla al poniente.

Como desenlace esta ruta de la sal llegaba al valle de México por Chalco. La ubicación regional de Axochiapan fue y es fundamental para la política, economía, migración y cultura de todas esas rancherías serranas del Sur.

En cambio, tal era la situación de bancarrota del municipio de Tetelilla que el gobierno del estado de Morelos estaba planeando desaparecer la municipalidad de Tetelilla, agregando su territorio a los tres municipios que la rodeaban (Tepalcingo, Jonacatepec y Jantetelco).

Y esto hubiera pasado, de no haber sido porque los vecinos organizados de los pueblos de Atlacahualoya y Telixtac, y de los ranchos de Quebrantadero y Tlalayo se opusieron y solicitaron que Axochiapan fuera  la nueva cabecera municipal.

En ese entonces, el poblado de Axochiapan se encontraba rodeado por dos barrancas; la de Tochatlaco (al oriente) y la de la Poza Larga (conocida hoy como Los Ahuehuetes) al poniente.

La barranca de Tochatlaco (barranca de los conejos en náhuatl) aunque parecía estar seca producía agua potable que se extraía de  pozos a unos cuantos metros de profundidad,  y la barranca de la poza larga (ahuehuetes) tenía varios nacimientos que formaban una pequeña corriente continua de agua.

Los vecinos de Axochiapan, habían estado muy activos desde diez años antes, cuando en el año de 1886 enviaron a Julio Sánchez como su representante legal a solicitar al Archivo General y Público de la Nación una copia de los documentos y títulos de tierras para recuperarlas porque se las había arrebatado la hacienda de Santa Ana Tenango. Adquirieron experiencia en el poder de la organización popular y el conocimiento de las leyes.

Muchos vecinos de Axochiapan estaban entusiasmados por ser cabecera municipal. Pero muchos gobernantes estatales  llegaron a considerar la fragmentación del antiguo municipio de Tetelilla de la siguiente manera: ceder el poblado de Tetelilla al Municipio de Jonacatepec, la hacienda de San Ignacio al municipio de Jantetelco, y el rancho del Quebrantadero al municipio de Tepalcingo.

No hubo necesidad de eso porque los vecinos  de Axochiapan  contaron con el apoyo de los habitantes de los pueblos de Atlacahualoya y Telixtac y de los Ranchos de Quebrantadero y Tlalayo para conformar un nuevo municipio.

Sin embargo, el escepticismo del gobierno estatal persistía porque se dudaba de la capacidad de los vecinos de Axochiapan para constituirse como cabecera municipal.

Debido a esto y para apresurar las negociaciones, los pobladores de Axochiapan, organizaron una caravana, en la que participaron casi mil personas, algunos iban armados, otros estimulados con bebidas alcohólicas, los acompañaban bandas de música y cohetones, e iban protegidos por un destacamento de “rurales”.

Los vecinos de Axochiapan llegaron a Tetelilla, y en un solo día se llevaron los Archivos y los muebles del ayuntamiento, se llevaron también las puertas del palacio municipal, las farolas de las calles que alumbraban con petróleo, los aparatos telefónicos fueron arrancados.
En fin, trasladaron todo lo que pudieron y lo que creían que tenía algún valor simbólico de poder municipal. Ante esta situación de unidad popular, los pobladores de Tetelilla no opusieron resistencia.

Debido a estas presiones, el Congreso del Estado de Morelos decretó el 12 de noviembre de 1898, la desaparición del municipio de Tetelilla, y la creación del municipio de Axochiapan, con cabecera en el poblado del mismo nombre, al cual le correspondieron las mismas poblaciones y ranchos que pertenecían al antiguo municipio de Tetelilla, con excepción del poblado de Tetelilla que decidió agregarse a la municipalidad de Jonacatepec.
A partir de esa fecha comenzó a funcionar el ayuntamiento municipal de Axochiapan, los promotores de la fundación del municipio entre otros fueron Luis G. Rebolledo, Fernando G. Huertero, M. Espinoza, Sabino E. Rebolledo, Jesús Carrillo, Marcelino Vergara, Trinidad Flores, José Rebolledo, Antonio V. Vivas, Juan B. Romero, Julian Enriquez, Daniel Palma, Felix Enriquez, Tomas Cuate, Luis Villa, Silvestre Rojas y Secundino Cortés. Nótese ninguna mujer debido a las ideas machistas de la época.
Las familias Rebolledo, Aragón, Vivas y Romero eran las más acaudaladas de esa época y las que controlaban el poder político y económico del pueblo.

Para ese entonces ya había una fábrica de aguardiente en Axochiapan y la industria del yeso empezaba a surgir.

En el mismo año de la fundación del municipio  de Axochiapan se inauguró la Estación del Ferrocarril. Después se inauguró  la red telefónica que comunicaba al ayuntamiento de Axochiapan con el de Tepalcingo.

En el año de 1900 se inauguraron las primeras oficinas del ayuntamiento municipal.  Al año siguiente se construyó el arco de la iglesia San Pablo. En 1909, la iglesia san Pablo Apóstol se convirtió en parroquia. Antes de esafecha la parroquia estaba en  Atlacahualoya. El primer sacerdote fue Prisciliano Espíritu, que años más tarde sería encarcelado dos veces por el gobierno por su apoyo a la revolución zapatista.

En 1910, antes de que iniciara la revolución mexicana, se construyó el jacalón que funcionó como mercado,  y también se embardó el panteón municipal, todo esto como parte de los festejos del centenario del inicio de la Independencia de México.

Es así como gracias a la organización y poder popular de los habitantes se fundó el municipio de Axochiapan que en el año 2018 cumplirá ciento veinte años de su fundación. 1898 - 2018. 

© Texto: Óscar Cortés Palma 






 LIBRO DE LOS TECUANES

Si deseas adquirir este libro, llama al  cel: 735 150 69 20. Envía un correo a: oscarcortespalma@gmail.com; 
 facebook.com/OscarCortesPalma 


Este libro tiene en total  232 páginas, contiene investigaciones. mapas, fotos y guiones de la danza-drama de los tecuanes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Libro de tecuanes jaguares