jueves, 22 de junio de 2017

En busca del origen de los tecuanes (2da Parte)

En busca  del origen de los tecuanes (2da Parte)
Por Óscar Cortés Palma

Tengo una copia de una nota periodística sobre el desfile tradicional de la independencia de México en Tixtla, Guerrero del año de 1898 que menciona que desfilaron y bailaron los tlacololeros, expresión cultural similar a los tecuanes. Mas no cuento con fuentes escritas más antiguas, por lo que tuve que revisar los documentos  escritos y orales con los que dispongo y encontrar algún dato que nos dé una pista del origen de los tecuanes.






Analicé los diálogos de los personajes de los tecuanes, y me encuentro que se mencionan monedas denominadas “reales y cuartillas”, monedas que se usaron desde la época colonial y que empezaron a caer en desuso en la década de 1870 cuando fueron remplazadas por las monedas denominadas “pesos” basadas en el sistema  decimal que usamos hoy en día.

Otro dato son las armas de dos personajes de la representación, que consisten en flechas y lanzas, armamentos que se usaban mucho antes de la década de 1820. Asimismo existe un personaje nombrado “Yerbero” que representa a un curandero que utiliza hierbas para curar enfermedades y otros problemas sociales. En este caso  el yerbero con sus hierbas trata de espantar al tecuani, los yerberos o curanderos empezaron a perder su influencia en las poblaciones a partir de mediados del siglo XX.

Un tercer dato es que los diálogos de los personajes de la escenificación están en idioma náhuatl con incrustaciones de palabras en español de españa, sobre esto, tengo conocimiento que por el año de 1700 en adelante los frailes agustinos impulsaban desde Amecameca hasta Axochiapan y  Tepalcingo, obras de teatro callejero popular en idioma náhuatl sobre la “Pasión de Cristo”.

Por lo tanto, si la representación de tecuanes tipo Coatetelco está en idioma náhuatl mixto con palabras en español, lo más probable es que haya emergido a finales de la época colonial cuando se el gobierno virreinal promovió la enseñanza del castellano o después de la independencia de México, cuando el gobierno del recién creado país de México promovió la instrucción de los nativos para hablar español y unificar la sociedad nacional.

Un cuarto dato nos lo ofrece la misma representación que consiste en  la cacería de un jaguar que acecha el rancho de un rico propietario de un rancho.

Con base en esta información inmediatamente ubico a la representación tradicional de tecuanes tipo Coatetelco en el periodo latifundista que finalizó en el  año de 1910, mas su antigüedad data hasta el año de 1700 cuando empezaron a proliferar las haciendas y rancherías en Nueva España.

Un quinto dato es la existencia en la región de otra representación denominada “los vaqueros” que consiste en que un rico propietario de un rancho ordena a sus trabajadores capturar a un toro, en otras palabras la representación de vaqueros es muy similar a la representación de tecuanes tipo Coatetelco, solo cambia el idioma náhuatl mixto con español de España de los tecuanes por el español mexicano, y el jaguar fue remplazado por el toro, de la misma manera fueron castellanizados los vestuarios y los nombres de los personajes.

Un sexto dato es la existencia en la misma región de al menos otras ocho representaciones cómicas que consisten en la cacería del jaguar, por lo que considero que están relacionadas entre sí, excepto que algunas conservan elementos más antiguos y otras más modernos.
Un séptimo dato es la existencia en los tecuanes tipo Coatetelco de dos personajes llamados médicos cirujanos o doctores, lo cual llama la atención porque la cirugía emergió en México en 1770, a pesar de esto la ciencia médica en general no gozó de prestigio social hasta 100 años después, a finales del siglo XIX cuando loa doctores arribaron a los pueblos. Además el vestuario de los doctores que consiste, en la mayoría de los casos,  en batas blancas que empezaron a utilizar los médicos a finales del siglo XIX.

Un octavo dato, es el vestuario del hacendado y su capataz— que consisten en trajes y sombreros de charros con pantaloneras similares a las que utilizaban los hacendados de la primera mitad del siglo XIX;


Un noveno dato es que los doctores de la variante de tecuanes tipo Coatetelco  de los estados de México, Morelos y Guerrero simulan que inyectan a los cazadores heridos por el tecuani, esto atrae la atención porque las inyecciones empezaron a utilizarse a mediados del siglo XX, fecha muy reciente, aunque pudiera ser un agregado nuevo a los tecuanes.

LIBRO DE LOS TECUANES
Si deseas adquirir  el Libro de  tecuanes
Cel: 735 150 6920
Email: oscarcortespalma@gmail.com
facebook/oscarcortespalma

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Libro de tecuanes jaguares