miércoles, 13 de abril de 2022

La piedra solar de la parroquia

La piedra solar de la parroquia Por Óscar Cortés Palma



De acuerdo a Eliseo Aragón (1887-1969), la presencia de la piedra solar y otra piedra antigua en la barda atrial de la parroquia se remonta al año de 1901 cuando fue construida, y allí han permanecido desde entonces, a pesar de las remodelaciones. La piedra solar se colocó a un metro y medio de distancia de la entrada principal del atrio parroquial san Pablo Apóstol. Desde entonces en los archivos fotográficos se ve las dos piedras, sólo se ha cambiado de posición, más siempre permanece en la barda. La presencia de la piedra del sol demuestra la existencia de una población grande en la región contemporánea a México-Tenochtitlán. La piedra del Sol de Axochiapan es un monolito circular mexica, es un bloque de piedra de basalto rojizo grisáceo, compuesto de un solo elemento que tiene un diámetro de 73 centímetros, y 40 centímetros de ancho. Se encuentra labrada solo en la parte frontal la representación de la estrella. Se cree que los colocaban los mexicas al conquistar un territorio y trata sobre mitologías relacionadas con el sol. La piedra puede o no puede ser: Un Temalácatl ,colocada en los lugares recién conquistados por los mexicas, en el temalacatl, se amarraba a un guerrero para pelear contra otro. O un Tonalpohualli (conteo del tiempo o calendario azteca). Además, si el nombre antiguo del pueblo fue Ayoxochiapan y tenía que ver con Axochiapan, (laguna de nenúfares) fue porque los nenúfares eran un símbolo solar. Los nenúfares abren sus pétalos al amanecer, con los primeros rayos del Sol, los tiene abiertos por completo cuando el Sol se encuentra en su cenit, y se van cerrando al atardecer. Por eso, en el año de 1542, los primeros frailes en llegar a la comunidad junto con los principales del pueblo eligieron el estandarte de la conversión de san Pablo como santo Patrono de Axochiapan, pues en la imagen está plasmada como los rayos solares derribaron al santo de su caballo, derribado, confundido escuchaba una voz proveniente del sol, decía: - ¿Saulo porque me persigues? -. Se tiene conocimiento, gracias al libro de Eliseo Aragón que esas piedras han estado incrustadas en la barda atrial desde por lo menos, el año de 1901, cuando se construyó la antigua barda del atrio de la iglesia san Pablo, antes, las piedras estaban en el centro del pueblo y de allí se movieron y se colocaron en la barda, y desde entonces allí han permanecido, a pesar de las remodelaciones, ya que aunque fue remodelada la barda en 1987, se decidió mantener estas piedras debido a que se consideran parte de la historia de la ciudad. El registro escrito más antiguo de la piedra solar de Axochiapan es del año 1901, los pobladores, aún estaban emocionados por erigirse como municipio y cabecera Municipal tres años antes (el 12 de noviembre del año 1898), necesitaban símbolos que justificaran la antigüedad e importancia histórica de la población de Axochiapan. De las dos piedras incrustadas en una de las paredes frontales del atrio de la parroquia san Pablo Apóstol, una de esas piedras se encuentra tan deteriorada que resulta muy difícil apreciar su imagen, pero las personas mayores de la comunidad cuentan que antes se podía ver en ella la silueta de una serpiente estilizada; la otra piedra es una representación del Sol. Se cuenta leyendas sobre ambas piedras: una dice que cuando se intentó reubicarlas por alguna razón se decidió volver a colocarlas en el lugar en donde estaban. Hay que mencionar que esta no es la única piedra labrada con símbolos solares prehispánicos, ya que hay más piedras en el país. La piedra del sol de Axochiapan se parece a otras piedras labradas con símbolos solares mexicas que se encuentran en otros lugares, por ejemplo, una se encuentra en Huaquechula, un poblado cercano, pero en el estado de Puebla y otra se encuentra en la ciudad de México, y otras más se encuentran en otros lugares de la República Mexicana. Sobre la piedra del sol de Axochiapan, algunos especialistas como Eduardo Matos Moctezuma , en su libro titulado: «El calendario Azteca y otros monumentos solares» dijo que el disco solar labrado en la piedra de Axochiapan podría ser un “temalácatl”, y se cree que los “temalácatl “se colocaban en los lugares recién conquistados por los mexicas. Hay que recordar que en los temalácatl se creen que se amarraba el pie de un prisionero, el cual era obligado a pelear contra otros guerreros para salvar su vida. En la antigüedad, nuestros antepasados, construyeron monumentos solares, una representación famosa es la piedra del Sol, calendario Azteca o «cuauhxicalli» que se encuentra en el Museo Nacional de Antropología e Historia. Nuestros antepasados creían en seres mitológicos solares como: Huitzilopochtli, Tezcatlipoca, Nanahuatzin y Tonatiuh. En la religión mexica, el Sol era uno de sus símbolos fundamentales, incluso algunos animales fueron asociados al sol como el águila; y otros a la noche como el jaguar. Es probable que en el valle soleado de Axochiapan reverenciaban a los «rayos solares». Por eso había una piedra labrada con el símbolo del sol. «LA IGLESIA DE AXOCHIAPAN Y EL CONVENTO DE HUAQUECHULA. LOS DISCOS SOLARES» Axochiapan, Morelos y Huaquechula, Puebla, comparten historias en común. En ambos poblados hay piedras labradas con la silueta del Sol visible en los atrios. En ambos poblados, el fraile franciscano fray Juan de Alameda bendijo la construcción de la iglesia y convento. Huaquechula y Axochiapan distan en 76 km. «FRAY JUAN DE ALAMEDA. «EL ARQUITECTO DE LOS VOLCANES» La construcción de la iglesia san Pablo se inició por iniciativa de fray Juan de Alameda en junio de 1542. El convento de Huaquechula, Huejotzingo, el convento de santa María de Jesús de Acapetlaocan o Atlixco también. Fray Juan de Alameda conocido como el «Arquitecto de los Volcanes», dirigió la construcción de conventos e iglesias en pueblos localizados en las faldas del volcán Popocatépetl. Fue originario de la provincia de la Concepción, España. Llegó a América junto con el primer obispo fray Juan de Zumárraga en el año de 1528. Fray Juan de Alameda aprendió la lengua náhuatl para predicar y enseñar a los nativos algunas ciencias y artes de la construcción. Fue el arquitecto de los monasterios de Huejotzingo, Huaquechula, quizá Calpan localizados en las faldas del Volcán Popocatépetl. Es probable también dirigió la construcción del de Tula en el actual Estado de Hidalgo, predicó unos años en ese lugar. Sus restos se encuentran en el convento de Huaquechula, en dónde una placa dice: “En este claustro reposan los restos del insigne constructor de este convento Fray Juan de Alameda, muerto el 15 de diciembre de 1570”. «DISCO SOLAR EN HUAQUECHULA Y AXOCHIAPAN» La presencia de discos solares en ambas comunidades evidencia un pasado común en Axochiapan y Huaquechula. Además, el mismo fraile franciscano fray Juan de Alameda estuvo presente en los dos templos. EL CALENDARIO AZTECA Y LOS TECUANES Curiosamente los tecuanes (jaguares) también estuvieron relacionados con el Sol mitología mexica, puesto que el 17 de diciembre de 1790, cuando fue descubierto el conocido como «Calendario Azteca». Uno de los estudiosos de la época llamado Antonio de León y Gama escribió y publicó un ensayo titulado: «Descripción histórica y cronológica de las dos piedras que con ocasión del nuevo empedrado que se está formando en la plaza principal de México, se hallaron en ella el año de 1790». Antonio de León y Gama (1735-1802) abordó el tema de dicho descubrimiento y citó una famosa leyenda Azteca de la creación del mundo que dice así: “Origen del sol según los mexicanos. El sol murió cuatro veces y hubo cuatro soles siendo el quinto el que alumbraba, el primero duro 676 años al fin de los cuales se destruyeron los hombres, por faltarles las semillas y alimentos, siendo destruidos también por tigres o TECUANES y otros animales feroces; tardó la destrucción de este sol quince años”. Con esta información podemos darnos cuenta de que para los habitantes de la ciudad de México del año de 1790 la palabra “tecuanes” no les era ajena a su vocabulario puesto que definían con esta palabra a los tigres, pero como en el continente americano no había tigres, se referían a unos animales muy parecidos a ellos: Los jaguares. Regresando al tema de la piedra solar de Axochiapan. Historia del arco atrial de la iglesia En el año 1901, se remodeló la barda atrial, en dónde se colocó la piedra solar mexica al lado derecho. Los pobladores, aún emocionados, buscaron símbolos justificantes de la antigüedad e importancia histórica del pueblo. La construcción del arco atrial de la iglesia san Pablo: (✯1901 - 2022✯), lleva 121 años. Casi 100 años después, en 1987, se remodeló la barda atrial de nuevo y la piedra del sol mexica se cambió al lado izquierdo del arco atrial. ☆ ««»» ☆☆☆ ✧✧✧✧ ★★★★★ ☆☆☆☆☆☆ ✰✰✰✰✰✰✰ ✧✧✧✧✰✰✰✰✰✰✰ #discosolar #piedradelsol #arcoatrial #Huaquechula #JuandeAlameda #FrayJuandeAlameda #AyuntamientoAxochiapan #MunicipiodeAxochiapan #CrónicaAxochiapan #CrónicaMunicipalAxochiapan ⊹⊱•••━━━《 ✮ 》━━━━•••⊰⊹ ✮¤═══════¤ ☆ ¤═══════¤✮ Historia del Municipio de Axochiapan 2022✰ ★・・・・・★・・・・・★・・・・・★ ——★———★———★———★——

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Libro de tecuanes jaguares